Consumidores mexicanos continuarán con autos inseguros

Dommy

-La NOM-194-SCFI-2015, que regulará los dispositivos de seguridad en los autos nuevos en México con un retraso de 25 años en materia de seguridad vehicular.

La industria automotriz de México continuará ofreciendo vehículos inseguros en los próximos cuatro años por lo menos, y con un rezago de 20 años, respecto a otros mercados como el europeo o el de Estados Unidos.

Este sector industrial en este país, cuenta con los más altos estándares de seguridad en materia de tecnología y de seguridad, con calidad de exportación a los mercados más exigentes a nivel internacional, luego entonces no se entiende por qué a este mercado no se ofrece los mínimos sistemas de seguridad.

El argumento de algunas marcas es que se cumple con lo que exigen las autoridades de este país, y el consumidor tiene la opción de comprar autos con esos equipos; aunque cuesten un poco más, dijo Alejandro Fura, presidente de Latin NCAP, institución encargada de analizar la seguridad de los que se comercializan en esta región de Latinoamérica.

“La nueva NOM 194 exige que los vehículos deberán aprobar las pruebas de impacto frontal, lateral y frenos ABS, Sistema de Estabilidad, y Bolsas, pero ello deberá cumplirse para el año 2020, lo que es un absurdo, porque para cuando se llegue a esa fecha, otros mercados contarán con mayores estándares de seguridad en los vehículos que compren, como es el caso de Europa”, dijo el ejecutivo.

Mercado mexicano, que junto con el resto de los países de Latinoamérica, las aseguradoras cotizan mucho más al vehículo siniestrado, que al conductor o a los pasajeros de un accidente.

En México un muerto cuesta a las aseguradoras, menos de dos mil 500 dólares, mientras que por un auto en pérdida total llegan a pagar hasta 50 mil dólares. Situación que en otros países como Estados Unidos, Japón y Europa, las aseguradoras llegar a pagar por un difunto el equivalente al costo de seis autos nuevos.

Latin-NCAP-VW-Golf

Cuando estos logros lleguen al mercado mexicano, la sociedad de este país y de esta región estará en otro nivel, ya que se supone que lo más importante de cualquier país es su gente, e su sociedad, es la familia, precisó Alejandro Furas en conferencia de prensa, en conocido hotel de la Ciudad de México.

La NOM dota a la industria automotriz de cuatro años para cumplir con las regulaciones exigidas: prueba de impacto frontal, lateral y frenos ABS, muy por detrás de países de la región como Ecuador, Brasil y Argentina. No incluye sistemas exigidos como obligatorios en otras naciones, como el Sistema de Control de Estabilidad que entrará en Brasil y Argentina en 2018 en todos los vehículos nuevos.

"La seguridad vehicular debe ser democratizada. Los latinoamericanos nos merecemos la misma seguridad mínima que un europeo, un japonés, un norteamericano. No debemos pagar más por más seguridad. Los gobiernos deben protegernos”, declaró Alejandro Furas de Latin NCAP.

Un ejemplo de la débil regulación en México queda demostrado con el modelo Tsuru, el cual no es apto para contener bolsas de aire, por lo tanto, no podrá cumplir con la NOM- 194-SCFI sin embargo, lo seguirán vendiendo hasta que la norma sea obligatoria dentro de cuatro años. Cabe recordar que, siguiendo los compromisos de México frente a el Decenio de Acción para la Seguridad Vial de Naciones Unidas, derivado de esto, se puso en marcha la Estrategia Nacional de Seguridad Vial, donde se contempla en uno de los cinco pilares de la misma, la obligación de que en el país solo se vendan autos seguros, sin embargo, esto no sucede.

“De acuerdo a las cifras del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA), en el 2014 murieron tres mil 929 automovilistas, la mayoría de estas muertes se hubieran podido evitar si el equipo de seguridad del auto hubiera sido el adecuado”.

Casi el 90 por ciento de los autos fabricados en México ya cuentan con las especificaciones de seguridad más exigentes a nivel mundial y son exportados a los mercados con una regulación rigurosa como E.U., Canadá y la Unión Europea.