Land Rover desarrolla conducción autónoma para todo terreno

land rover

La marca especializada en vehículos para todo terreno, Land Rover, está haciendo su propio desarrollo de vehículos de conducción autónoma, pero no sólo para tramos citadinos o en autopistas, quiere llevar su desarrollo más allá y ofrecerlo para vehículos todo terreno. Para lograrlo, el vehículo debe ser capaz de reconocer no líneas en el camino, sino diferentes tipos de terreno para determinar velocidad, tipo de tracción, alternativas de camino, etc.

La próxima generación de sensores serán los “ojos” de los futuros vehículos todo terreno autónomos, llevando la inteligencia artificial la capacidad del vehículo a un siguiente nivel. Los sensores ultrasónicos detectarán las condiciones de la superficie cinco metros por delante del vehículo, siendo capaces de identificar la hierba, la gravilla, la arena y la nieve antes de pasar por encima. Puesto que los sensores están siempre activos y disponen de una mejor visibilidad que la del conductor, este avanzado sistema será capaz de proporcionar al vehículo los elevados niveles de inteligencia artificial necesarios para que el coche piense por sí mismo y planifique la ruta que debe tomar en cualquier superficie.

El proyecto de investigación de Jaguar Land Rover “AUTONOMOUS ALL-TERRAIN DRIVING” (Conducción Todoterreno Autónoma) ha supuesto una inversión de varios millones de libras y tiene como objetivo fabricar un vehículo sin conductor viable en todas las condiciones meteorológicas para cualquier entorno de conducción de la vida real, tanto en carreteras como en situaciones todoterreno.

Tony Harper, Head of Research de Jaguar Land Rover, declaró: “Nuestra investigación sobre todoterreno autónomo no consiste sólo en conseguir que un vehículo sin conductor pueda circular en carretera o en situaciones extremas todoterreno, consiste en ayudar tanto al conductor como al coche autónomo a circular con de la forma más segura sobre todo tipo de terreno o circunstancia de conducción. No queremos limitar al asfalto las futuras tecnologías altamente automatizadas o totalmente autónomas. Queremos que el respaldo y la asistencia continúen aun cuando el vehículo circule fuera de la carretera. En el futuro, si lo que le gusta al conductor es disfrutar en las autopistas de la conducción autónoma, nosotros queremos que también pueda disfrutar de este sistema hasta el final de su trayecto, aunque este incluya pasar por caminos agrestes o con gravilla.”

Los sensores también pueden utilizarse para examinar los elementos escarpados de la carretera o del camino por donde se va a circular y adaptar la velocidad del vehículo según sea necesario. TERRAIN-BASED SPEED ADAPTION (TBSA) (Control de la velocidad según las superficies) utiliza cámaras para detectar baches, incluidas superficies desiguales y ondulantes, así como las carreteras muy escabrosas, las irregularidades e, incluso, el agua estancada. Gracias a todo ellos, el vehículo dispondrá de la inteligencia suficiente para predecir el impacto potencial de estas superficies en la conducción y adaptar de manera automática la velocidad para preservar el confort de los pasajeros.

Otro elemento clave del éxito de la conducción todo terreno autónoma es la capacidad de los vehículos de comunicarse entre ellos, en especial, si están fuera del campo de visión por una curva o al otro lado de un obstáculo. En una demostración todoterreno pionera en el mundo, Jaguar Land Rover conectó dos Range Rover Sport mediante la innovadora tecnología DSRC (Dedicated Short Range Communications), comunicaciones de corto alcance para crear un Convoy Conectado todo terreno. Este sistema de comunicaciones inalámbrico de vehículo a vehículo (V2V) comparte entre ambos de forma instantánea información como la ubicación del vehículo, los deslizamientos, los cambios en la altura de la suspensión y en la articulación de los ejes, así como las configuraciones de All-Terrain Progress Control (ATPC) y Terrain Response.