México demandaría un millón 570 mil autos nuevos en 2016

Porsche LeMans

El pronóstico más reciente en términos de ventas de vehículos nuevos para el mercado mexicano es de un millón 570 mil unidades para el cierre de este año, producto de la gran ofensiva de los créditos, y porque el poder adquisitivo ha crecido.

Créditos automotrices y de consumo en general que han estado creciendo a dos dígitos, tanto por las financieras de marca, como por la propia banca comercial, que ofrece tasas de interés bajas. Y por otro lado, se tiene un alza en el poder real de los salarios que han crecido de 4.0 a 5.0 por ciento, dijo Armando Soto, director de la firma consultora Caso y Asociados.

Todo ello se traduce en un comportamiento espectacular de las ventas para el mercado interno, y si bien sí se ha registrado un incremento en los precios de los vehículos, la realidad es que éstos han sido por debajo de la inflación.

“Asimismo, estos incrementos no se comparan en nada con la depreciación que ha tenido el peso frente al dólar, pero tarde o temprano las marcas tendrán que ajustar sus precios, por lo que se puede decir que el consumidor ha mostrado un comportamiento de comprar vehículos de manera adelantada; hay cierto temor por un incremento en los precios”, dijo el ejecutivo.

Incrementos de precios que no se darán este año y no en la proporción de la disparidad; es muy probable que en el 2017 sí se den alzas. Mientras tanto, las ventas de vehículos nuevos pueden explotar el mercado en los últimos dos meses de este año, y la cifra proyectada podría ser mucho mayor.

Con esta dinámica, seguramente las ventas de vehículos nuevos seguirán el próximo año, tal y como ha sucedido a lo largo de todo el 2014, y en este 2015, producto de que llegará a estabilizarse la paridad cambiaria, es decir, que podría pagarse 18 pesos por dólar.

“Sin dejar de mencionar que algunas marcas han estado subsidiando algunas de sus líneas de productos, es decir, que han estado vendiendo por debajo de lo que deberían; seguramente algunas marcas sí están sacrificando utilidades para no perder mercado”, dijo Armando Soto.