México, mercado de autos personalizados y modificados

GTR 1

Este mercado nacional ha demostrado a lo largo de los años, que es un amante y apasionado de los automóviles modificados y personalizados, y aunque en realidad no existe alguna institución o asociación que tenga un informe completo al respecto, la realidad es que existe un número considerable de empresas dedicadas a ello.

En entrevista con Mauricio Hernández, director general de la empresa Pacific Coast Customs, dijo que: “prefiero usar la palabra personalización y modificación de autos, en lugar de la famosa “Tuning”, ya que indudablemente hay “empresas” que dicen dedicarse a ello, cuando en realidad sólo ponen rines, tumba-burros y algunas calcomanías; y ello no es modificar autos en estricta palabra”.

Personalizar es entrarle a la hojalatería, a la pintura, a la tapicería, a la modificación de audio y video, pero sobre todo, entrarle a la potencialización de los motores, de incorporar mejores cajas de velocidades, en incorporar chips, suspensiones, y alo gobernadores de velocidades, entre otros.

En México, no sólo son los jóvenes los más interesados en modificar sus vehículos, ya que los adultos que cuentan con autos clásicos y antiguos, sí que se gastan hasta 50 mil dólares en  modificaciones, cuando su auto costó 300 mil pesos, por ejemplo.

Las mujeres en general se apasionan por bolsas y zapatos, pero los hombres en relojes y autos, y lo hacen con buenos desembolsos.

Luego de trabajar en este tema en Estados Unidos y en México por más de 20 años, la experiencia es lo que arroja, los autos son los “juguetes de los hombres”.

A mi taller han llegado autos como un Camaro 1968, camionetas de todo tipo, y actualmente se trabaja en un Ford Mustang 1972, al cual se le modifica el color, la tapicería, el audio, el cableado, con faros de xenón, y con una transmisión Tremec. A este modelo se le modifica su motor de 350 caballos a 650 caballos de potencia, y es un motor V6 3.0 litros.

Y por supuesto que llegan otros modelos como el Jetta, el León, y hasta un Lincoln 1998, al que se le modifican los hidráulicos por ejemplo, es decir, la suspensión que requiere de 6 tomas de aire, y ello tiene un costo de casi 190 mil pesos, dijo Mauricio Hernández, director general de la empresa Pacific Coast Customs.