Sector automotor de México en 15 años: IPADE

ipade-arturo-orozco

Arturo Orozco profesor del IPADE

En un ejercicio de proyectar las actividades de la industria automotriz en los próximos 15 años en México, y a nivel mundial, los presidentes de las propias compañías automotrices, así de como de proveedores y asociaciones, es que en este país continuarán las inversiones, el incremento en los volúmenes de producción, y el aumento de las ventas domésticas.

De entrada para el año 2020, la perspectiva es que México consuma dos millones de vehículos nuevos, como resultado de las cuantiosas inversiones que han realizado las diversas marcas, y de la actividad de la economía de este país.

Sin embargo, la pregunta es qué viene después del año 2020, y es allí en donde se debatirá la próxima semana en un evento organizado por el Instituto Panamericano de alta Dirección de Empresas (IPADE), en el que se reunirán prácticamente todas las marcas de vehículos que operan en México, encabezados por sus presidentes y directores generales, así como ejecutivos de la Industria Nacional de Autopartes (INA), de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), y de empresas como Metalsa, Nemak, Vitro, y Autofin, por ejemplo.

El objetivo será proyectar en los próximos 15 años las actividades de este importante sector industrial en México, en términos de producción, ventas, exportaciones, inversiones, conectividad, tendencias, energías alternativas, movilidad, y por supuesto entender cuáles serán las necesidades y gustos de los consumidores, así lo dijeron en conferencia de prensa Marc Sachon, profesor de Business School de la Universidad de Navarra, y Arturo Orozco, profesor del IPADE.

De entrada, se continuará con la llegada de más inversiones, seguirá creciendo la producción y las ventas en este país, aunque habrá que tomar en cuenta los retos que ya están a la vuelta de la esquina. Por lo que hay cuatro macrotendencias que abordar.

La primera de ellas cuáles serán los cambios demográficos y sociales, es decir, qué solicitarán y exigirán los consumidores, sobre todo ante temas como el cambio climático y la sustentabilidad.

El segundo tema es qué se plantea la propia industria automotriz, y que entienda qué busca el consumidor, el tercer tema es la conectividad cada vez más presente e involucrada en los vehículos automotores; y el cuarto es abordar el gran tema de la tecnología e innovación, es decir, la electrificación de los vehículos, el desarrollo de las baterías, y por supuesto el desarrollo de los autos autónomos.

Y para ello se contará en dicho evento a realizarse la próxima semana en la Ciudad de México y a puerta cerrada, con participantes de IBM para que hablen de la conectividad, de General Motors que hablará de perspectivas, y 200 líderes de la comunidad empresarial; todo ello en una industria pujante en este país y a nivel mundial, en donde se cuenta con una capacidad de producción de 100 millones de vehículos anuales, ante un parque vehicular de mil millones de unidades en circulación.

Y con grandes oportunidades en este país, como el potenciar el desarrollo tecnológico, y analizar cómo se realizará el proyecto de Apple de contar con un vehículo eléctrico o bien, analizar cómo va la producción de los autos Tesla, ya que no es lo mismo escribir códigos que doblar fierros.

Aunque tecnológicamente Apple ha demostrado tener más control en sus proveedores, porque les compra más sistemas y menos piezas en lo individual. Así es que no hay que subestimar a los desarrolladores y productores de vehículos ni a los desarrolladores y productores de tecnologías de software. “Desde mi punto de vista, será más confiable un auto autónomo cuando lo desarrolle un fabricante de vehículos que un Google por ejemplo”, dijo Marc Sachon.