Titanes del Offroad se enfrentan en Finlandia

Rally

Uno de los mejores pilotos del WRC, Jari-Matti Latvala recorrió la mítica etapa de Ouninpohja del Rally de Finlandia para verse frente a frente ante un camión del Dakar conducido por el ruso Ayrat Mardeev 

Recientemente el piloto finlandés Jari-Matti Latvala, tres veces ganador del Rally de Finlandia, manejó su VW Polo R WRC para enfrentar al indiscutible “Rey del Dakar”, el Kamaz 4326, conducido por el piloto ruso Ayrat Mardeev. Ambos vehículos recorrieron uno de los caminos más icónicos del Rally de Finlandia, la etapa de Ouninpohja.

“Al pisar el acelerador, el coche se embala tan rápidamente que el camión necesita un tiempo para alcanzarte”, explicó  Jari-Matti acerca del Polo R WRC de 318 caballos de fuerza. “Pero en la frenada, el camión se abalanzaba sobre mí y me incomodaba tener un aparato tan grande pisándome los talones. ¡Tenía que huir!”, dijo el piloto finlandés.

Por otro lado, y siguiéndolo muy de cerca en el Kamaz, el ruso Ayrat Mardeev, quien ganó en la categoría de camiones en el Rally Dakar 2015 y que ha subido al podio en dos ocasiones más.

“No es de extrañar que el protagonista de Duel sintiera pánico al ser perseguido por un verdadero monstruo”, dijo bromeando el piloto ruso. “Es una máquina enorme y pesada, y cuando te sientas al volante de un camión tan poderoso la sensación es incomparable”, añadió Mardeev, quien hace poco tiempo triunfó en el rally más largo del mundo, el Silk Way Rally, que comienza en Moscú y finaliza en Pekín.

Luego de enfrentar su auto de una tonelada y 1.6 litros turboalimentado contra el camión de 10 toneladas y 16.5 litros, Latvala comentó: “Me sorprendió lo mucho que salta el camión. Es realmente sobrecogedor. Tengo la piel de gallina.”

En las carreras de Dakar, lanzar el Kamaz a través de los aires es parte de un día normal de trabajo. “En los rally raid esto sucede todo el tiempo, durante el día, perdemos la cuenta de cuántas veces hemos saltado”, añade Mardeev. No obstante, al mismo tiempo, este salto en particular fue muy especial, ya que se llevó a cabo en el hogar espiritual de los rallies. Ouninpohja es básicamente el Santo Grial para cualquier piloto de rally.

Para el piloto finlandés, ver al camión recorrer los caminos de su tierra natal lo hace pensar en la posibilidad de continuar su carrera en competencias de Dakar.

“Estoy muy emocionado. Tal vez después de mi carrera en los rallies debería ir al Dakar y conducir un camión, Eso sería una buena experiencia para mí”, concluyó Latvala.