Suzuki S-Cross GLX, madurez a su tiempo

La evolución del Crossover utilitario de la marca Suzuki ha ido madurando poco a poco a lo largo de los últimos años, en nuestro país actualmente lo conocemos bajo el apellido de S-Cross sin embargo sus orígenes van más atrás con el modelo SX-4 y que era más bien un modelo tipo hatchback.

Ahora estamos al volante del S-Cross en su versión GLX que es la tope de gama de la versión que en su motorización no equipa turbo.

El diseño exterior es ahora mucho más musculoso, haciendo notar un diseño mucho más maduro sin perder la esencia de los rasgos característicos Suzuki que emergen en las puntas de los faros o calaveras que simulan el logotipo de la marca; ahora se incluye una parrilla cromada, faros con tecnología LED que sí permiten mayor visibilidad a grandes distancias, rines de aluminio de 17 pulgadas y un rediseño en calaveras que nos hace entender su inspiración con Vitara.

El nivel de equipo dentro del GLX es bastante nutrido,  se nota en los materiales ocupados que son agradables tanto a la vista como al tacto, cuenta con amplios indicadores permitiendo una visualización clara sin que perdamos la concentración de manejo. En el tema tecnológico se equipa de una pantalla táctil de 7 pulgadas, sistema de navegación, encendido por botón, sistema de aire acondicionado automático doble zona y por supuesto de la perilla con tecnología ALL-Grip que permite al conductor adaptar el vehículo a diversas condiciones de superficie: Sport,Snow,Lock.

El primer modo de manejo en la perilla selectora brinda una conducción dinámica, la segunda opción es para superficies resbaladizas y el último modo es para aquellos momentos en donde requiere mucho más agarre ante eventualidades del camino a baja velocidad, tipo un 4x4.

Nos agradan las dimensiones de éste crossover, de 4,3 metros de largo permite un manejo suave y recomendable para mamás jóvenes o parejas jóvenes que buscan un vehículo multipropósito. Su corazón es un motor 4 cilindros 1,6 litros de 118 caballos de potencia, suficientes para movernos en ciudad y salir a pasear los fines de semana por carretera  ya que con la tecnología de apertura variable de válvulas VVT  en el desplazamiento permite mantener a bajas revoluciones el motor dejándolo descansa y así agradeciendo a nuestro bolsillo el tema del consumo de combustible, que para esta versión se equipa con una transmisión  automática de 6 velocidades así deja por un lado la CVT que equipaba el modelo anterior.

En el tema de seguridad cuenta con bolsas de aire frontales, laterales y tipo cortina, sistema ABS y EBD,  Programa de Estabilidad Electrónico y sensores de estacionamiento.

Este Crossover proviene de la planta de Esztergom, Hungría donde comenzó a producirse desde el 2013, lugar donde producen más de 100 mil unidades al año que van orientados a diversos mercados como Europa, Africa y por supuesto México.

Finalmente podemos comentar que es un vehículo cómodo, versátil y de diseño conservador que nos ha dejado satisfechos ante las necesidades y exigencias del día a día en tan gran urbe como lo es la Ciudad de México, pero si busca más potencia; ahora ya esta disponible la versión turbo con 138 caballos de potencia.

-La versión GLX tiene un precio de 329 mil 990 pesos.

Por Rafael Gutiérrez