Volkswagen y el “Diesel-Gate”

vw-ceo-winterkorn

Se ha difundido desde el viernes de la semana pasada la noticia de que el gobierno de E.U. a través de la agencia de protección del medio ambiente (EPA) encontró que los vehículos a diésel del Grupo VW no cumplen con las normas vigentes de emisiones porque el software detecta cuando está en evaluación de contaminantes y cambia los resultados para que se reciban los valores adecuados y no los verdaderos que el motor está emitiendo. Esto por supuesto supone una fuerte multa para la empresa que si se aplica como se ha dicho llegaría a los 18 mil millones de dólares por ser casi 500 mil vehículos afectados en E.U., más el costo de la reparación de todos estos autos para que cumplan con las disposiciones anticontaminantes en aquel país.

En Carnews nos dimos a la tarea de investigar un poco más primero porque obviamente el escándalo es mayúsculo y si se llega a aplicar le multa como está señalada podría costarle a la empresa su permanencia en el mercado global porque es demasiado alta. Pero justo cuando los medios estábamos tratando de verificar si todo esto era cierto, la empresa reconoció que efectivamente, el software del vehículo fue alterado para que diera información amañada a quienes estuvieran verificando las emisiones del vehículo, lo cual no hizo más que complicar más el panorama de la empresa.

El día de ayer, de hecho, Marin Winterkron, Presidente y CEO de VW a nivel mundial, hizo declaraciones pidiendo disculpas a los clientes y afectados, diciendo que no se culpe de esto a todos los 600,000 empleados de la marca a nivel mundial y que se realizaría una investigación profunda para esclarecer lo que pasó con estos vehículos, cooperando con las autoridades internacionales para aclarar cualquier situación. No dijo nada sobre dejar su cargo, pero el día de hoy dijo que presentará su renuncia para un "nuevo comienzo" de la empresa y es inminente su salida del fabricante alemán ante el escándalo mundial del ahora llamado "Diesel-gate". Justo cuando el Consejo lo iba a ratificar por otros 4 años en su puesto por el buen desempeño mostrado de la empresa...

Aquí hay que aclarar primero que no afecta a todos los vehículos a diesel de la empresa, únicamente aquellos con el motor 4 cilindros 2.0 litros TDI (Golf, Jetta, Beetle, Passat y algunos Audi), los motores V6 TDI no tienen este problema ya que la tecnología es distinta. En los motores V6 se tiene un sistema de inyección de urea en el sistema de escape para descomponer las moléculas que salen de la combustión del motor y con esto se reduce la contaminación, sobre todo de óxido de hidrógeno (NOx). Pero en el caso del 2.0 quizá les pareció que sería caro o complicado utilizar ese sistema, por lo que pusieron una "tranpa de NOx" en el sistema de escape para supuestamente evitar el exceso de éste, pero se encontró que no era suficiente sobre todo cuando el motor está realizando esfuerzo, por lo que "alguien" alteró el software del motor para que al momento de conectar un scanner OBD II para revisar el funcionamiento, las lecturas que le diera fueran las esperadas en la verificación anticontaminación y no las reales. De acuerdo a los estudios hechos en E.U. posterior a encontrar esto,  las emisiones de NOx del motor son de 10 a 40 veces mayores a lo establecido en la legislación.

Al darse a conocer todo esto, en varios países del mundo se iniciaron investigaciones contra los vehículos a diésel del grupo VW ya que según dicen hay más de 11 millones que potencialmente tienen este problema. Grupo VW dio a conocer ayer un comunicado en donde dice que se trabaja rápidamente en conjunto con las autoridades para dar una solución a todos los propietarios de vehículos con el motor 2.0 TDI, pero una solución real debe abarcar mucho más que el arreglo del software y no será ni sencilla, ni tan rápida ni barata. Y el daño a la empresa por el escándalo está siendo mayúsculo, justo cuando se preparaban a quitarle a Toyota el liderato mundial de ventas, tal y como lo habían pronosticado ellos mismos.

En cuanto a los vehículos TDI vendidos en México, básicamente Jetta de sexta generación y vehículos comerciales, no hay problema ni hay difenrencia, porque el diésel que se vende en México es tan malo y con tan alto contenido de azufre, que los motores fueron modificados de origen y entre otras cosas no tienen el filtro de partículas, por lo que las emisiones son mayores que en otros países pero no por cuestiones del motor sino del pésimo diésel que hay en el país, así que no hace ninguna diferencia en la verificación vehicular los NOx encontrados en los vehículos en E.U.

La historia está muy lejos de terminar y el costo que se ve para la empresa va a ser muy alto, no solo en dinero, así que seguiremos comentando el desarrollo de la historia conforme se siga dando.