VW de México con avances en la conservación de la biodiversidad

 

VW Blue 1

Para ello, mil jóvenes se han integrado a tareas de reforestación, limpieza de ríos, concientización a la población y monitoreo de especies amenazadas, dentro del Corredor Ecológico de la Sierra Madre Oriental, involucrando a su vez a más de siete mil personas, a través de la iniciativa Ecochavos.

Algunas de las siete áreas naturales protegidas localizadas dentro del Corredor Ecológico de la Sierra Madre Oriental (CESMO), el cual tiene una extensión de cuatro millones de hectáreas y se extiende a lo largo de los estados de San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo, Veracruz y Puebla.

La base para el despliegue de dichas acciones está conformada por un grupo de mil jóvenes, conocidos como Ecochavos, quienes con el apoyo y la asesoría técnica por parte de especialistas de las instituciones que también participan en el proyecto, como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), organizaciones de la sociedad civil, dos secretarías estatales, 35 instituciones educativas de los cinco estados del CESMO y la Agencia de Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ) se han dado a la tarea de concientizar a la población sobre la importancia de conservar y proteger los recursos naturales.

Entre los resultados de dicha iniciativa, que en diciembre de este año culmina sus tres años de duración, se encuentran el desarrollo de 31 proyectos de protección ambiental y la adopción de 25 hectáreas de bosques; así como la limpieza de 76 kilómetros de cauces de ríos y la organización de más 100 actividades de conservación y manejo sustentable de recursos.

Las acciones de concientización ambiental han sido reforzadas dentro de 35 planteles educativos, en los que 55 maestros acompañan en la implementación de acciones a los Ecochavos, que es parte de las acciones de Responsabilidad Ambiental de Volkswagen de México, entre las que se encuentran también sus procesos de fabricación sostenibles; así como el apoyo a la investigación en conservación biológica realizada por científicos mexicanos, y proyectos de reforestación y concientización ambiental en el Parque Nacional Izta-Popo y el Área Natural Protegida Sierra de Lobos, en el estado de Guanajuato.