VW y el Gobierno de E.U. llegan a un acuerdo para terminar con el problema de los motores a Diésel

vw-tdi-engine

El Grupo Volkswagen y el Gobierno de Estados Unidos llegaron por fin a un acuerdo en principio sobre cómo la marca va a compensar a los propietarios y medio ambiente por los daños tras el escándalo de los vehículos a diésel con motor 2.0 que se desarrolló el año pasado, luego que se descubrió que el software mentía en las pruebas de emisiones.

Esto fue anunciado por el Juez de Distrito Charles Breyer tras una audiencia en San Francisco en donde se dio a conocer que VW ofrecerá a sus clientes opciones que pueden ser recompra del vehículo, cancelación del arrendamiento o modificar sus vehículos para que cumplan con las normas ambientales. Esto además de una "compensación sustancial".

VW establecerá además un fondo para remediar el daño ambiental causado por el exceso de óxidos nitrosos de sus motores a diésel afectados, y tendrá además que promover tecnologías verdes. Aunque todavía deben resolverse muchos detalles, el acuerdo es un gran paso para resolver las violaciones por emisiones del Grupo VW. El acuerdo se logró luego de varias semanas de intensas negociaciones entre VW, el Departamento de Justicia de E.U., el Consejo Ambiental de California, la Agencia de Protección al Ambiente (EPA), la Comisión Federal de Comercio y los abogados representantes de los propietarios de los vehículos afectados que demandaron al fabricante luego del escándalo en septiembre pasado.

En una declaración por su parte, VW dijo que estos acuerdos tentativos son un "paso importante para hacer las cosas correctas y ganarse nuevamente la confianza de los clientes, distribuidores, autoridades y público en general. VW compensará a sus clientes de manera completa y remediará cualquier impacto en el ambiente por el exceso de emisiones de los motores a diésel 2.0".

Este acuerdo no aplica para los 80,000 vehículos con el motor V6 3.0 instalado en vehículos VW, Audi y Porsche, cuya resolución tendrá que tomarse posteriormente. Tampoco se dio a conocer la cantidad que VW deberá pagar al gobierno norteamericano por las multas por violación de emisiones.