Nissan 370z Nismo 2018, prueba de manejo

Tomar el control de un auto deportivo es una sensación más allá de lo cotidiano y a pesar de no ser “totalmente cómodo”, es algo digno de repetirse cuantas veces le sea a uno posible. Y al no ser “totalmente cómodo” me refiero a que el simple hecho de entrar o salir del auto es una tarea un tanto propia de un contorsionista, por otra parte, la suspensión es tan rígida que comunica todas las imperfecciones del camino, al igual que la dirección, que es por demás firme. Y claro, todo esto es necesario para que el auto sea totalmente confiable para cumplir con el propósito para el que fue hecho: permanecer pegado al piso bajo cualquier circunstancia de velocidad, aceleraciones laterales o frenadas súbitas, manteniendo así la seguridad de sus ocupantes.

Hablamos del Nissan 370z Nismo, que con su motor de 6 cilindros en V y sus 350 caballos de fuerza es capaz de generar emociones sumamente gratas, como acelerar de 0 a 100km/h en menos de seis segundos. Este motor genera 276 lb.pie de torque y se ofrece en dos diferentes tipos de transmisión, una manual de 6 velocidades o bien, una automática de 7 cambios, siendo esta última la que tuvimos a prueba.

El interior del 370z da la sensación de ser la cabina de un avión de combate, donde en un reducido espacio puedes encontrar al alcance de la mano todo tipo de controles, pantallas y medidores informativos. Los asientos bicolores son firmados por Recaro y Nismo, forrados en piel e insertos de Alcántara, con una construcción de una sola pieza entre el respaldo y las cabeceras y un soporte lateral por demás efectivo.

El volante es de buen tamaño y de excelente sensación al tacto, ya que es de piel con Alcántara y costuras en color rojo además de poseer un indicador rojo tipo rally y dos botoneras laterales, para controlar el sistema de audio (firmado por Bose) y telefonía, además del control de crucero. Tras el volante se encuentran inmediatamente unas enormes paletas de cambio manual, las cuales permanecen fijas a la columna de dirección al girar el volante y un clúster con tres áreas circulares, donde se nos mantiene informado de todos los pormenores del comportamiento del auto; gasolina disponible, temperatura del refrigerante, revoluciones del motor, engranaje en uso, velocidad, etc.

Por fuera el auto luce agresivo y moderno, con un cofre de línea por demás baja que llega a la cabina con una sutil curvatura, para seguir hacia atrás en descenso suave por encima del medallón trasero y rematar en un spoiler posterior que afirma su carácter deportivo y ayuda al comportamiento aerodinámico.

Tanto al frente como por los lados y en la parte trasera se encuentran acentos deportivos que incrementan la aerodinámica y la estabilidad, aunque en los topes de nuestras calles pueden llegar a rozar.

Los rines de aleación ligera bi-tono son de 19 pulgadas con diseño NISMO y dejan ver los enormes discos y los calipers pintados en rojo (frontales de 4 pistones y traseros de 2).

El 370z trae un excelente equipo de sonido firmado por Bose, con 6 bocinas y doble subwoofer, con conectividad Bluetooth, navegador, auxiliar, etc. pero a pesar de tener una gran potencia y fidelidad, cabe la posibilidad de que el conductor entre en conflicto, si escuchar música o regocijarse con la sinfonía que sale de los escapes dobles del vehículo, misma que invita a acelerar el motor y al mismo tiempo cautivar (y obligar) a los que se encuentran alrededor a voltear y admirar tan bello auto. ¿Su costo? únicamente $830,900 pesos mexicanos.

IMG_2938

IMG_2939

IMG_2948

IMG_2949

IMG_2951

IMG_2960

IMG_2962