Alta tecnología en los modelos ¨i¨ de BMW

201404-P90148096-zoom-orig

Las tecnologías innovadoras de fabricación y la aplicación de nuevos materiales caracterizan el proceso de producción de los vehículos BMW i. Su producción ocupa el lugar inicial de una cadena de valor que está completamente alineada con los criterios de sustentabilidad. Desde la producción de materias primas hasta las operaciones de vehículo de eficiencia energética y el reciclado como último paso, el enfoque elegido contribuye considerablemente a la favorable evaluación del ciclo de vida total de los vehículos deportivos híbridos BMW i8. Tanto en el desarrollo como en la producción del BMW i8, la gran experiencia tecnológica de BMW Group sale a la luz.

El liderazgo global de BMW Group en cuanto a la ingeniería automotriz se demuestra, entre otras cosas, en la producción industrial de componentes hechos de polímeros reforzados con fibras de carbono (CFRP). El desarrollo y la producción tanto del motor de combustión como del motor eléctrico de los vehículos deportivos híbridos los realiza también por completo BMW Group. La innovadora arquitectura del BMW i8 consta de dos elementos: el módulo Life, en el que el habitáculo de pasajeros está hecho de polímeros reforzado con fibra de carbono (CFRP), y el módulo Drive de aluminio, el cual incorpora la tecnología de la transmisión y de la suspensión.

El concepto LifeDrive y el uso de CFRP permiten que se reduzcan los tiempos de producción a la mitad, en comparación de los requeridos para la construcción de un vehículo equivalente en líneas convencionales. El proceso requiere de una menor inversión, ya que los altos costos requeridos para un taller de prensado y un taller de pintura convencionales ya no son un problema, y los módulos Life y Drive pueden fabricarse de manera conjunta.

La red de producción de BMW i consta de una planta en Moses Lake, en el estado de Washington en Estados Unidos, para la producción de fibra de carbono y de una planta en Wackersdorf para el procesamiento en láminas de fibra de carbono. Ambas instalaciones operan a cargo de SGL Automotive Carbon Fibers (ACF), una empresa conjunta establecida por BMW Group y SGL Group. A éstas se les unen las plantas de BMW Group en Dingolfing, Landshut y Leipzig en Alemania.