FAW Autos estará de regreso en México

faw_f5La marca de automóviles de origen chino FAW, estará de regreso en el mercado mexicano, pero ahora con vehículos mucho más modernos en sus diseños y estructuras, y con una mayor seguridad. No hay una fecha precisa, pero será cuanto antes, y lo hará con una planta productora de automóviles y de motores.

Así lo declaró en entrevista para El Financiero, Elías Massri, presidente y director general de Giant Motors México, luego de añadir que desde hace ocho años, esta empresa mexicana cuenta con la licencia para producir camiones de la marca FAW, pero bajo el cobijo de Giant Motors, en una planta productora que se localiza en Ciudad Sahagún, Hidalgo.

“Así es que luego de esta exitosa operación de los camiones, y de la excelente relación de ambas empresas, ahora se tiene toda la intensión de producir automóviles para el mercado mexicano, y aprovechar los diversos acuerdos comerciales que tiene este país con varias regiones y mercados”, dijo el ejecutivo.

La primera intención es producir dichos autos en Ciudad Sahagún, ya que se cuenta con la infraestructura y con un creciente parque de proveedores de autopartes y componentes, con mecanismos de logística, y se cuenta igualmente con una excelente relación con el gobierno del estado.

Sin embargo, para esta nueva operación, Giant Motors y FAW está abiertos a las propuestas de los diversos estados de la República Mexicana, tal y como ya ha sucedidocon algunos, por lo que no hay nada definido.

Para esta nueva operación, se tiene presente que será una coinversión entre Giant Motors y la firma china FAW,  no obstante, hay otros empresarios interesados en participar. En este sentido, se le cuestionó a Elías Massri, si el interesado podría ser el empresario Ricardo Salinas Pliego, tal y como sucedió en su momento, pero su respuesta fue contundente al decir que no. A la fecha, la producción de camiones FAW en México, se realiza mediante la licencia que tiene Giant Motors, y en la que se tiene como socio al Banco Inbursa, dijo Elías Massri.

Prácticamente desde que se dio el boom de la economía de China hace más de 10 años, las empresas locales buscaron no solo crecer en su mercado interno, sino expandirse a nivel internacional, y que junto con la visión de empresas nacionales e internacionales ubicadas en México, se presentaron varios intentos para que operan varias de ellas en este país.

Un ejemplo de ello fue la colocación de la primera piedra de la empresa china denominada ZX Auto hace 10 años aproximadamente, la cual realizó toda una ceremonia en Tecate, Baja California Norte. Empresa que por cierto fue demandada en Estados Unidos por malos manejos, por lo que no ya no fue posible consolidar su operación en México.

Y si la marca de autos FAW no se consolidó en su momento, fue por la grave crisis económica que se tuvo a nivel internacional en los años 2008 y 2009, y que por supuesto afectó a México, según declaraciones de consejeros de la Industria Nacional de Autopartes (INA), y del propio Eduardo Solís, presidente de la AMIA.

Por otra parte, en esa época el Grupo Chrysler tenía una alianza estratégica con el grupo chino Chery, y ambas marcas en su momento analizaron seriamente la incursión de esta marca en el mercado mexicano, se revisó minuciosamente los tipos de vehículos que se pudieron importarse, así como las calidades de los mismos, pero no cumplían con los estándares que ya tenía las armadoras en México, según declaró a El Financiero en su momento Joseph ChamaSrour, Presidente del Grupo Chrysler de México en aquel entonces.

Sin embargo, una operación que sí fructificó fue Giant Motors, la cual ingresó al mercado mexicano en el año 2006, la cual produce al año en promedio mil 600 camiones, cuenta con 300 empleados y con más de 20 distribuidores en todo el país.

Giant Motors ofrece financiamientos a través del Banco Inbursa, básicamente a través de la financiera.

Así es que al igual que en Estados Unidos, en México varias marcas chinas, entre ellas Geely, anunciaron oficialmente su incursión en estos dos mercados de Norteamérica desde su exhibición  en el Auto Show de Detroit hace más de cinco años, pero sin éxito, y sin un plan concreto, serio y de largo plazo; todo quedó en declaraciones.