Inicia control de autos usados de importación

 

usados

La importación de vehículos usados ha sido un factor que ha frenado el desarrollo del mercado automotor mexicano, desde que se abrió la frontera en 2005. Desde octubre de aquel año a febrero del presente se importaron 7.3 millones de vehículos que representan el 78 por ciento de las unidades nuevas vendidas en el país en el mismo periodo.

Esta situación ha contribuido a la obsolescencia del parque vehicular que refleja ya una antigüedad promedio superior a 17 años, y que ha incrementado la saturación vial en la mayoría de las ciudades medias, según un reporte de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), y de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Afortunadamente en los últimos tres años se ha venido revirtiendo la importación masiva y desordenada de vehículos procedentes de Estados Unidos, a partir de un trabajo coordinado entre las dependencias del gobierno federal, lo cual ha permitido que la Suprema Corte de Justicia de la Nación emita jurisprudencia en favor de la regulación gubernamental.

Con ello se ha logrado eliminar la operación de importadores con amparo de la justicia federal, que en su momento llegaron a representar más del 95 por ciento del total de las unidades importadas sin cumplir con el pago de aranceles.

Las acciones que la industria automotriz ha demandado se adopten para regular la importación de vehículos usados son las mínimas para lograr un comercio ordenado, así por ejemplo ante la detección en 2014 de más de cinco mil unidades robadas en Estados Unidos e importadas a México se hizo necesario que el SAT incluyera en los requisitos para introducir legalmente un auto al país, el certificado de la exportación expedido, a través de la aduana americana.

De igual forma el exigir que el pago de impuestos se realice tomando como base la relación de precios estimados realizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha evitado que los comerciantes de autos usados continúen evadiendo al fisco como ocurría en el pasado cuando declaraban libremente el valor de compra.

Por todo ello recién se avizora un cambio de rumbo ya que en 2014 disminuyeron 29  por ciento el número de vehículos importados y en el primer bimestre del 2015 la reducción ha sido del 72 por ciento.

Esto ha contribuido al buen momento en la comercialización de vehículos nuevos, ya que al cierre del primer trimestre de 2015 las ventas han crecido 22 por cioetmno. Cuando México requiere impulsar la economía y el empleo, la industria automotriz se consolida como el principal generador de divisas, empleo y desarrollo regional.

Es por ello que los fabricantes y sus redes de distribuidores han solicitado al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, no ceder ante las presiones de quienes reclaman la permanencia de privilegios detentados durante años para importar sin control vehículos usados.

Las organizaciones del sector automotor exigen a los políticos no lucrar en tiempos electorales con el tema de la importación de vehículos usados, ya que es su obligación promover el desarrollo económico sustentable, informaron la AMIA y AMDA.