Respeto al AC55, pide el sector automotor de México, Brasil, y Argentina

498266_autos1

Las asociaciones representantes de la industria automotriz de México, Brasil, y Argentina, se reunieron esta semana, con la idea de acordar que dicho sector de estos tres países, coincide en que se debe de respetar el acuerdo comercial AC55, que firmaron estos países en el año 2002, y que por decisión unilateral en el año 2012, Brasil y luego de Argentina, cambiaron las reglas del comercio automotor.

En entrevista con Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), dijo a El Financiero/Bloomberg, que las asociaciones homólogas ADEFA de Argentina, y ANFAVEA de Brasil, pedirán a sus respectivos gobiernos, el que se respete el AC55, porque lo mejor que le puede suceder a este sector industrial, es el libre comercio.

Este fue uno de los tres acuerdos a los que llegaron las tres asociaciones homólogas esta semana; y el segundo acuerdo, fue el que se realice un mayor intercambio comercial en el sector de autopartes.

Y por último, se acordó instar a los gobiernos de Argentina y Brasil, a que se reúnan lo antes posible, con objeto de respetar la apertura que se tiene considera para marzo del próximo año.

Como se recordará, fue en marzo del año 2012, cuando el gobierno de Brasil, decidió limitar las exportaciones mexicanas de vehículos automotores; postura que en diciembre de ese mismo año, el gobierno argentino decidió tomar la misma.

En contraste, en ese entonces, el gobierno mexicano platicó con sus contrapartes de Argentina y Brasil, para no dejar a la deriva esta situación, y poner fecha a las posturas de estos dos países sudamericanos. Limite a las exportaciones de vehículos automotores mexicanas, que por supuesto significó restricciones importantes en detrimento de varias marcas.

Así es que esto sería lo más sano, y el sector automotor de estos tres países, manifiestan no debe haber marcha atrás en el libre comercio, porque también se afecta a los consumidores de Brasil y Argentina, dijo Eduardo Solís, presidente de AMIA.