Suzuki Swift Sport “Chiquito pero picoso”

¿Alguna vez imaginaste un auto que tuviera la agilidad de un deportivo, que fuera potente, que tuviera un diseño con mucha onda pero que además de todo fuera pequeño, práctico y que gastara poco combustible?. Si respondiste que si a todo lo anterior, déjame decirte que estás de suerte, ¡Ya existe!.

Debo confesar que es la tercera vez que me toca manejarlo en menos de 6 meses, pero cada que lo hago es como si fuera la primera. El Suzuki Swift Sport es de esos autos que tienen todo y lo tienen bien puesto, de esos que te arrancan una sonrisa cada que lo conduces y no es para menos.

¿Qué lo mueve?

Para empezar, bajo el cofre se esconde un motor cuatro cilindros de 1.4 litros, si, el famoso Boosterjet de la marca, que produce 138 hp y nada más y nada menos que 170 lb-pie de torque y ojo que eso es parte del encanto de este pequeñín. Por su parte la transmisión es manual de seis relaciones aunque también está disponible en automática también de 6 cambios con paletas al volante, pero en este caso recomiendo ampliamente la manual por aquello de la sensación de manejo deportiva.

¿Cómo se maneja?

En realidad es bastante simple, es un auto que puedes usar a diario ya que la calidad de marcha es por demás cómoda, buena suspensión, la dirección es bastante suave, es sumamente maniobrable y fácil de estacionar debido a sus reducidas dimensiones y como lo mencioné al principio el consumo en manejo moderado es bastante bueno.

Por otro lado estamos ante un auténtico “Pocket Rocket” o en como vulgarmente se dice “chiquito pero picoso” ya que si te gusta darle gas a fondo, una vez que llegas a la cuarta velocidad arriba de las 3500 revoluciones, se empezará a dibujar una sonrisa en tu rostro y entenderás donde está lo mejor del Swift Sport.

A esto hay que sumarle la cómoda posición de manejo y la sujeción de los asientos, sin olvidar uno de los aspectos más destacables de este auto y es que el hecho de pesar menos de 1000 kg, 970 kg para ser exactos, ayudan mucho a que sea una balita japonesa.

Otra punto que no podemos pasar por alto es que el tanque de combustible tiene capacidad de 37 litros, por lo que llenarlo te costará alrededor de 500 pesos, algo bastante cool en tiempos en los que la gasolina está a la alza.

¿Y qué tal el equipamiento?

Otra cosa que me encanta del Swift Sport es el nivel de equipamiento, en realidad tiene todo lo que necesitas, o al menos lo que buscaría el target al que va dirigido este tipo de vehículos. Pantalla táctil con un menú bastante colorido y compatible con prácticamente lo que utilizamos hoy en día, es decir; bluetooth, aux, usb, Apple Carplay y Android Auto. Sin olvidar el aire acondicionado automático, encendido por botón y luces automáticas. Dos grandes ausentes serían los sensores de estacionamiento y la cámara de reversa, que siendo sinceros debido a las dimensiones del auto son coas que puedes pasar por alto.

En cuestión de seguridad, cuenta con seis bolsas de aire. Frenos ABS, EBD, sistema de frenado de emergencia y control de estabilidad y tracción.

Mi opinión

Personalmente, es uno de mis autos favoritos del 2018 y uno de esos pocos que si compraría sin dudar y es que como bien dicen por ahí “lo mejor viene en envases pequeños”